Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Estela Carlotto, presidenta de ‘Abuelas de la Plaza de Mayo’: «El mejor consejo que doy a los jóvenes es que no permanezcan indiferentes ante las atrocidades»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

18 / 06 / 2004
Estela Carlotto, presidenta de ‘Abuelas de la Plaza de Mayo’: «El mejor consejo que doy a los jóvenes es que no permanezcan indiferentes ante las atrocidades»

Las 141 preguntas del Fórum (40): «¿El olvido ha de ser el precio de la paz?». Estela Carlotto (Buenos Aires, 1930) ha asegurado que «el olvido no es posible; una madre nunca va a olvidar a su hija ni tampoco a los 30.000 desaparecidos». Entre estos desaparecidos se halla su nieto: «Se lo quitaron a mi hija después de nacer. Está con otro nombre, con otra familia. Cumplirá 26 años y está esperando a que yo le encuentre».

Más información de las 141 preguntas

Estela Carlotto, presidenta de ‘Abuelas de la Plaza de Mayo’ desde 1989, ha manifestado hoy en el Escenario de la Haima que «tengo la vida comprometida para siempre; voy a luchar para que esto no ocurra nunca más». Ha recordado que las abuelas aún buscan a 500 nietos y que algunos de los que desaparecieron siendo niños emprendieron su búsqueda particular al dudar sobre sus presuntos orígenes: «Un chico de dos metros se puso en contacto con nosotras porque sus ‘padres’, de baja estatura, no le ofrecieron explicaciones convincentes. Tras los análisis de sangre, obtuvo el reencuentro con su familia». También ha hablado de las dificultades y problemas que sufren aquellos que «saben de su verdadera procedencia por boca de un juez». Para estos casos se sigue un paciente proceso de acercamiento: «hay que ir sin prisas porque hay mucho dolor», ha concluido.

Al margen de iniciativas propias y de índole legal, Estela Carlotto se ha referido a las propuestas cursadas para recuperar por la fuerza a algunos de los desparecidos: «sabemos que a muchos se los llevaron a Uruguay. Mucha gente nos ofreció actos de secuestro para hacer regresar a los niños y a sus apropiadores. Nos opusimos siempre. No queremos hacer lo mismo. La violencia genera violencia. La paz garantiza el respeto de nuestras convicciones». En este sentido, y tras defender el diálogo como única vía para tratar las diferencias, ha subrayado que «queremos justicia y verdad; abrazar al nieto».

Estela Carlotto ha explicado que en Argentina aún queda camino para cerrar heridas, «si estuvieran cerradas yo estaría en casa», ha observado. Ha lamentado que asesinos y torturadores continúen en libertad y que se haya aplicado una justicia precaria, aprobando leyes de impunidad. Sin embargo, ha reconocido que hay esperanza para que los culpables acaben respondiendo por sus crímenes: «vamos obteniendo justicia; el 82% de la población está de acuerdo con que tenemos que perder el miedo. Hay un rechazo masivo contra la dictadura militar. La sociedad ya no justifica según qué actuaciones como sí lo hizo antes, por desconocimiento». Este desconocimiento o la falta de anhelo para mantener la memoria viva es lo que pretende combatir Estela Carlotto en cada una de sus charlas: «el mejor consejo que doy a los jóvenes es que no permanezcan indiferentes ante las atrocidades». Está convencida de que es necesario ‘meterse’ en la historia para hacer frente a cualquier injusticia.

«La única reparación que podemos esperar es que cada madre sepa dónde está su hijo muerto. Hay 30.000 desaparecidos». La presidenta de 'Abuelas de la Plaza de Mayo' ha afirmado que las incertidumbres sobre donde yacen los cuerpos son una tortura permanente.

A preguntas del numeroso público que hoy ha vuelto a congregarse en el Escenario de la Haima, Estela Carlotto ha relatado su experiencia personal. Ella ha vivido en primera persona las consecuencias de la dictadura argentina. Su hija Laura, embarazada de dos meses y medio, fue secuestrada junto a su compañero en noviembre de 1977. Al mes del secuestro, el compañero fue asesinado. Laura vivió hasta tener el bebé, el 26 de junio de 1978. Dos meses después fue asesinada: «me entregaron el cuerpo, algo muy inusual», ha señalado. El bebé, separado de la madre tras el parto, desapareció: «su madre le puso el nombre de Guido. El próximo día 26 cumplirá 26 años. Aún estoy buscándole».

En su experiencia también figura el atentado que sufrió en septiembre de 2002, cuando unos desconocidos tirotearon su casa: «El caso está en la justicia. Creo que fue obra de esa mafia que aún pretende acallar voces», ha explicado.

Entre los muchos reconocimientos internacionales que Estela Carlotto, ponente en el Diálogo «Conflictos: prevención, resolución, reconciliación», ha obtenido destaca el premio a la Defensa de los Derechos Humanos de Naciones Unidas (2003), premio Roma por la Paz 2002 por la Acción Humanitaria, y Orden de la Legión de Honor (Francia, 1999).