Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Los activistas por la paz afirman que puede conseguirse el rechazo a todo tipo de violencia a través de pequeñas acciones cotidianas

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

25 / 06 / 2004
Los activistas por la paz afirman que puede conseguirse el rechazo a todo tipo de violencia a través de pequeñas acciones cotidianas

Las 141 preguntas del Fórum (47): «¿Creemos más en la paz que en aquellos que han de defenderla?» Cora Weis, presidenta de la International Peace Bureau (Ginebra), y Alfons Banda, presidente de la Fundación por la Paz (Barcelona), han coincidido en que todos los ciudadanos pueden contribuir a construir un mundo sin guerras: «Nosotros, las personas libres de verdad como no estamos bajo la presión de grandes intereses, somos los únicos que podemos hacer que las cosas cambien», ha dicho Alfons Banda. La sesión de hoy de las 141 preguntas ha acabado con la intervención de Fakhri Karim Ahmad, presidente del Consejo Iraquí para la Paz y la Solidaridad: «La presencia continua de las fuerzas de ocupación solo conseguirá perpetuar la violencia en Iraq», ha asegurado en el transcurso de la lectura del manifiesto conjunto que han elaborado este nuevo consejo iraquí y la International Peace Bureau.

Más información de las 141 preguntas

Cora Weis, presidenta de la International Peace Bureau, ha destacado hoy en el Escenario de la Haima la importancia del Fórum Barcelona 2004: «Debemos preguntarnos cómo hacer posible que este acontecimiento y sus objetivos sirvan de inspiración para todos los ciudadanos en la búsqueda y defensa de la paz». Para ella, todas las personas pueden movilizarse contra la guerra y la violencia: «Es suficiente con quejarse cuando nos envuelvan un regalo con papel de estampado militar o con incluir a nuestros hijos y nietos en las charlas sobre de paz y tolerancia». Cora Weis ha mencionado a los niños y niñas de una escuela de Camboya: «Han creado un museo para la paz; es un museo del presente porque se preguntan que hay que ir aportando para contribuir a una vida no violenta».

La presidenta de la International Peace Bureau ha insistido en que «llegar a la paz es urgente o no tendremos mañana». Ha recordado que, en el transcurso de la historia, la humanidad ha rechazado la esclavitud y el colonialismo, «dos instituciones respaldadas por la ley» y que, por tanto, «es posible otro camino distinto al que marca la institución de la guerra». «Debemos aprender a decir "no"», ha concluido.

Alfons Banda, presidente de la Fundació por la Paz, ha subrayado que la paz es un horizonte posible: «La humanidad, por fin, ha hecho este gran descubrimiento», ha observado. Ha hecho hincapié en que todos los ciudadanos pueden contribuir a construir un mundo sin guerras: «Nosotros, las personas libres de verdad como no estamos bajo la presión de grandes intereses, somos los únicos que podemos hacer que las cosas cambien». También ha declarado que la paz solo será posible cuando se rechace globalmente la idea de que la violencia aporta soluciones: «No habrá paz mientras nos guardamos la violencia como último recurso».

El presidente de la Fundación por la Paz se ha mostrado de acuerdo en que la vida cotidiana nos presenta la oportunidad de manifestarnos en contra de la violencia y ha denunciado que haya nombres de calles dedicados a «auténticos carniceros humanos». Para él, la cultura de la paz ha de cambiar conceptos: «No debemos asociar seguridad y fuerza; estamos seguros cuando nuestro vecino está bien», ha explicado.

La sesión de hoy de las 141 preguntas ha acabado con la intervención de Fakhri Karim Ahmad, presidente del Consejo Iraquí por la Paz y la Solidaridad, quien ha leído una declaración conjunta de este nuevo consejo iraquí y de la International Peace Bureau. En el manifiesto se dice que «la presencia continua de las fuerzas de ocupación solo conseguirá perpetuar la violencia en Iraq». También afirma que «la soberanía completa es la única base para la democracia» y hace un llamamiento para que el pueblo iraquí controle su país. La declaración, que ha merecido el aplauso unánime del numeroso público asistente, comparte la iniciativa de la sociedad civil iraquí de organizar congresos para la democracia y la independencia.