Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Eric Teo (Instituto de Relaciones Internacionales de Singapur): «Es importante crear puentes entre oriente y occidente para aprender los unos de los otros»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias


 

02 / 07 / 2004
Eric Teo (Instituto de Relaciones Internacionales de Singapur): «Es importante crear puentes entre oriente y occidente para aprender los unos de los otros»

Esta mañana ha quedado inaugurado el Diálogo «Oriente-Occidente» que hasta el próximo 3 de julio analizará las diferencias entre las dos culturas y las posibles formas de acercamiento

Más información del Diálogo Oriente- Occidente

El Diálogo «Oriente-Occidente» ha quedado inaugurado esta mañana con la presencia del escritor Luis Racionero, el director general de Casa Asia, Ion de la Riva, Manuel Montobbio, del Ministerio de Asuntos Exteriores, el exprimer ministro de Malaisia, Mahathir Bin Mohamad, y el coordinador del Fórum Diálogos, Pedro Ralda. La sesión inaugural ha servido para destacar la necesidad de que las dos culturas se acerquen cada vez más y se enriquezcan mutuamente.

El presidente de la sesión matinal y secretario honorario del Instituto de Relaciones Internacionales de Singapur, Eric Teo, ha explicado que la principal diferencia radica en que la cultura de Occidente se basa en hechos explícitos, mientras que la de Oriente lo hace en hechos implícitos. «Occidente cree en lo racional, en el pragmatismo, el existencialismo y el individualismo, mientras que en Oriente creemos en los gestos, las señales, el animismo, el imaginario, en todo aquello que no se dice, sino que forma parte de lo extralingüístico», ha añadido Teo.

Eric Teo ha explicado que, a pesar de las diferencias entre culturas, «estamos viviendo una aproximación en relación con la cultura, el entorno histórico y la situación geopolítica». Para Teo es importante crear «puentes entre nosotros para aprender los unos de los otros y para hacer frente al fundamentalismo musulmán que va en aumento».

El director del Bureau of Strategic Planning de la UNESCO, Hans d'Orville, ha defendido el contacto, la comprensión, la valoración y el respeto de las dos comunidades y de cómo este diálogo, estos valores universales están plasmados en la Constitución de la UNESCO.

D'Orville ha recordado algunas de las actuaciones que se han llevado a cabo para aproximar las dos culturas. Entre ellas ha hablado del esfuerzo de la Casa Asia para comprender la cultura del otro, los programas de traducciones y la revisión que se hace de los programas de enseñanza. A pesar de eso, ha recordado que «ahora que tenemos los valores, los mecanismos y conceptos nos hace falta pasar a la acción, y las nuevas tecnologías nos permiten compartir experiencias al instante». Además, D'Orville apuesta «por los valores islámicos y africanos, que a menudo están olvidados». D'Orville se ha referido a la globalización, de la que ha dicho «es indispensable el diálogo y sólo tendrá éxito si se tienen en cuenta las necesidades de cada grupo, y, sobre todo, a los jóvenes».

El profesor de la Universidad Nacional de Seúl y exministro de Asuntos Exteriores de la República de Corea, Yoon Young-Kwan, ha hablado del conflicto de las dos Coreas. Young Kwan ha explicado que «en los años ochenta la naturaleza del conflicto era visto desde Occidente como un problema de seguridad; en los noventa esta concepción cambió y la problemática pasó a ser un conflicto militar, económico, diplomático, político y humanitario». «Estas dos concepciones (la de la seguridad nacional y el problema económico que vive Corea del Norte) son indispensables para comprender el porqué de la política nuclear norcoreana», ha añadido Young-Kwan.

El sistema totalitario del Norte de Corea, impuesto después de la guerra, ha alejado posiciones respecto a Japón y Estados Unidos, que se han posicionado al lado del Sur. En este sentido, «el arma nuclear es la única forma que tiene Corea del Norte de salvaguardar la seguridad y negociar con Estados Unidos, a pesar de que el mundo en general lo odie profundamente». Young-Kwan ha justificado esta política afirmando que «Corea del Norte no hace esto al margen de su situación económica, sino debido a ella», un aspecto que olvida Occidente en general y que genera incomprensión. Young-Kwan ha concluido diciendo que «un buen ejemplo de resolución de conflictos está en lo que hemos aprendido de Europa».

La periodista del diario Milliyet y de la CNN de Turquía, Yasmin Congar, ha hablado del exilio entre Oriente y Occidente y de cómo su ciudad natal es el lugar de encuentro entre el Oeste y el Este. Congar ha hablado de la posible integración de Turquía en la Unión Europea y de cómo si esto ocurriese «muchas personas exiliadas podrían volver a su casa». Congar ha hablado de cómo Estambul se ha remodelado con los años debido a la inmigración y de cómo hoy en día se pueden encontrar posturas próximas a la occidentalización, pero también posturas más nativistas. En este sentido, Congar ha dicho que no todos los problemas se reducen al choque de civilizaciones. Congar apuesta por el diálogo que refleje la realidad de las dos culturas para poder comprender y respetar.

El profesor de la Universidad de Texas, Philip Bobbitt, ha hablado de las generalizaciones que desde Occidente se hace de Oriente, y viceversa. Bobbitt ha defendido la reforma de la Ley Internacional de Versalles para que contemple las nuevas necesidades y problemáticas actuales. En este sentido, ha dicho que es necesario tener en cuenta aspectos como la proliferación nuclear, el terrorismo y la intervención humanitaria. Bobbitt ha añadido que estos aspectos no están contemplados en la ley actual y que su reforma es necesaria para que «lo universal se convierta en particular y así sea más sensible a la diversidad cultural». «Para superar las diferencias entre Oriente y Occidente es preciso cooperación y trabajo; no son nuestros enemigos sino nuestros amigos no convencidos», ha concluido Bobbitt.

El profesor de la Universidad Saint Joseph de Beirut y exministro de Finanzas de la República del Líbano, Georges Corm, ha hablado del olvido de Occidente hacia el pueblo de Palestina y, en especial, del trato preferencial del Estado de Israel por parte de muchos países. En este sentido, Corm ha hablado de la guerra entre católicos y protestantes y de las guerras de religión entre Oriente y Occidente como de los dos grandes traumas de Occidente.

La emergencia del antisemitismo político del régimen nazi «provocó la necesidad de crear un estado judío; el problema es que a los árabes se nos exige que tengamos este sentimiento, pero nosotros no formamos parte de aquella historia de Europa». Para Corm el problema no tiene que ver con la religión, ya que «esta, por sí sola, no es causante de una guerra». Corm ha defendido que el diálogo «debe volver a la época de la Ilustración y el secularismo en que se trataban temas que realmente interesaban a la gente, se hablaba de su sufrimiento». «El trauma cultural occidental es el mejor regalo para los fundamentalistas islámicos, ya que los valores democráticos se manipulan».