Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Josep M. Soler, abad de Montserrat: «La Religión ofrece la pacificación del corazón, fundamental para la convivencia y la paz»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

08 / 07 / 2004
Josep M. Soler, abad de Montserrat: «La Religión ofrece la pacificación del corazón, fundamental para la convivencia y la paz»

Las 141 preguntas del Fórum (60): «¿La religión aporta nuevas propuestas en temas sociales?». Josep Maria Soler, abad del Monasterio de Montserrat, ha explicado que la práctica religiosa lleva a pensar en cómo contribuir a resolver temas tan importantes como, por ejemplo, la lucha contra la discriminación, la pobreza, la falta de agua potable o la deuda externa. Ha destacado que desde la Iglesia «no se niega el amor de Dios hacia los homosexuales» y ha recordado que «mucha gente de Iglesia cuida a los enfermos de sida en todo el mundo». El abad de Montserrat se ha manifestado en desacuerdo con la idea de que las religiones están en retroceso, pero ha admitido que la Iglesia aún ha adelantado poco en el terreno de escuchar la voz de las mujeres.

Más información de Las 141 preguntas

Más información de Parlamento de las Religiones

Josep Maria Soler, abad del Monasterio de Montserrat desde mayo del año 2000, ha señalado hoy en el Escenario de la Haima que «la experiencia espiritual nos conduce hacia el diálogo entre las culturas, todas ellas impregnadas de religión». Ha insistido en que «la religión ofrece la pacificación del corazón, fundamental para la convivencia y la paz», y ha afirmado que la experiencia religiosa nos abre a la trascendencia «porque todo el mundo tiene el anhelo de la superación de la muerte». Josep Maria Soler ha hablado del «Dios personal que da sentido a la vida», después de recalcar que la práctica religiosa lleva a pensar en cómo contribuir a resolver temas tan importantes como, por ejemplo, la lucha contra la discriminación, la pobreza, la falta de agua potable o la deuda externa. También ha mencionado, como ejemplo de las contribuciones que hace la religión a temas sociales, el hecho «de enseñar simplicidad de medida frente al consumismo que esclaviza», o la oportunidad de «ser críticos ante objetivos económicos o políticos».

El abad de Montserrat ha dicho que él mismo era esta tarde una de las novedades que aporta la Iglesia: «Estoy aquí, en este escenario, sin ningún escudo para protegerme y al alcance de todas las preguntas». Se ha expresado así después de que en una de las numerosas cuestiones que hoy se le han formulado –todas ellas desde la máxima corrección– se le hubiese preguntado por cuándo la Iglesia dejará de marginar a los homosexuales. En su respuesta, Josep M. Soler ha destacado que desde la Iglesia «no se niega el amor de Dios hacia los homosexuales», a pesar de admitir que no puede predecirse el momento en que aquella aceptará la homosexualidad. En relación con la condena del preservativo y la transmisión del sida, ha dicho que «lo ideal es vivir en castidad o en una relación de pareja estable» y ha recordado que «mucha gente de Iglesia cuida a los enfermos de sida en todo el mundo». También ha explicado que «dentro de cada creyente hay una parte que cree y otra que se cuestiona cosas», por lo que es lógico que no todo el mundo lo vea todo de igual manera: «En cualquier caso, es preciso escuchar para conocer las razones de los otros». Ha concluido este capítulo añadiendo que «tal vez haya temas pendientes de síntesis».

El abad del Monasterio de Montserrat se ha manifestado en desacuerdo con la idea de que las religiones estén en retroceso –«Esa no es la información que yo tengo»–, pero ha admitido que la Iglesia aún ha adelantado poco en el terreno de escuchar la voz de las mujeres: «Las mujeres cada vez serán más escuchadas, pero es un proceso que pedirá su tiempo», ha puntualizado.

Con respecto a si las religiones pueden ser los instrumentos más útiles para buscar la paz en Oriente Medio, Josep Maria Soler ha contestado que «cada vez hay más conciencia de que las religiones, en este terreno, pueden aportar más que otras entidades». No obstante, ha señalado que el conflicto entre israelíes y palestinos es más de tipo social que religioso.

El padre Josep M. Soler, uno de los protagonistas del Parlamento de las Religiones que se celebra en el Fórum hasta el día 13, nació en 1946 en Santa Eugènia de Ter. Cursó sus estudios primarios y el bachillerato en la escuela de los padres claretianos de Sabadell, donde fue alumno del Pare Casaldàliga. Licenciado en Teología, fue elegido abad de Montserrat el 16 de mayo del año 2000.