Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Su Majestad la Reina Sofía: «Los microcréditos deberían entregarse con carácter general a toda la sociedad para mejorar sus condiciones»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias


 

16 / 07 / 2004
Su Majestad la Reina Sofía: «Los microcréditos deberían entregarse con carácter general a toda la sociedad para mejorar sus condiciones»

La inauguración del Diálogo «Pobreza, microcréditos y desarrollo» ha abierto las sesiones de debate con la idea de que la concesión de recursos financieros a las mujeres y a los pobres de países en vías de desarrollo mejora la calidad de vida de estas personas, porque gestionan su economía, mejoran su calidad de vida al poder alimentarse y vestirse mejor, al llevar a sus hijos a la escuela, e incluso a la universidad, y al conseguir una autonomía sobre sus vidas y una autoestima más elevada.

Más información de Pobreza, microcréditos y desarrollo

La sesión inaugural del Diálogo que se celebrará entre el 15 y el 18 de julio en el Centro de Convenciones, «Pobreza, microcréditos y desarrollo», ha reunido a personalidades como Su Majestad la Reina Sofía, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla, o el presidente de la Generalitat de Cataluña, Pasqual Maragall. En sus discursos han puesto sobre la mesa el debate en torno a los beneficios que aportan los microcréditos a las personas pobres, principalmente en los países en desarrollo, y todos han coincidido en la necesidad de continuar con esta iniciativa e incrementar los recursos destinados a ella.

Su Majestad la Reina Sofía ha asegurado que los microcréditos deberían darse con carácter general a toda la sociedad para mejorar las condiciones de las personas y las posibilidades de desarrollar sus negocios, que son un eslabón de la cadena. También ha explicado que esta iniciativa ha significado una revolución en las sociedades en las que se ha asentado, por el cambio sociocultural que ha implicado y porque ha hecho que sean las personas las protagonistas del cambio de su sociedad y las generadoras de un aumento de la autoestima y de la dignidad de los que no tienen recursos. Doña Sofía ha concluido diciendo que los microcréditos pueden ayudar a conseguir el desarrollo.

Por su parte, el ministro de Industria, Turismo y Comercio, José Montilla, ha señalado que los microcréditos han ido cobrando importancia en países en desarrollo, y ha asegurado que España los concede desde 1998 con una aportación de 200 millones de euros al año.

En relación con la mejora que esta iniciativa produce en las sociedades que la reciben, Pasqual Maragall ha afirmado que «con esto se trata de tender puentes entre dos mundos que no se reconocen, que son el mundo del dinero y el mundo de la necesidad. A través de estas concesiones financieras se rompen las barreras entre el mundo dominado y el dominante». El presidente de la Generalitat ha recordado que el individualismo es poco eficaz y que no hay que creer ciegamente en los resultados macroeconómicos como indicadores de felicidad, sino que hay que fomentar la sosteniblidad a través de la reducción de la pobreza.

Por su parte, el alcalde de Barcelona y presidente del Fórum, Joan Clos, ha explicado que estos recursos financieros están en funcionamiento desde hace 25 años y que fue necesario un cambio en la mentalidad de la sociedad para que funcionasen. Clos ha insistido en que «los microcréditos no funcionan en todas las sociedades, pues hay algunas en las que las condiciones del paradigma neoconservador no lo permiten y, por tanto, impiden que arranque el círculo virtuoso de la economía».

Su Alteza Real la Gran Duquesa María Teresa de Luxemburgo se ha referido a la conexión existente entre los microcréditos y la reducción del analfabetismo y la pobreza. En su discurso ha apuntado que un 21% de la población vive con un dólar al día y que existen mil millones de analfabetos en el mundo. «A través de los microcréditos se facilita la mejora de la vida de los que los reciben, pues reducen desigualdades y permiten que los hijos de los beneficiarios accedan a la escuela y, posteriormente, a la universidad; como consecuencia, los hijos logran acceder a profesiones como la abogacía o la medicina».

También se ha mostrado satisfecha de la evolución positiva de las aportaciones y de las reflexiones que se hacen en torno a estos recursos; a modo de ejemplo, ha dicho que el año 2005 se ha proclamado como el Año Mundial de los Microcréditos, que en la última reunión del G-8 se trató este tema y que en la mesa redonda de marzo de 2003 de Luxemburgo se reunieron representantes del Ministerio de Economía y de Cooperación de Luxemburgo con ONG para reflexionar sobre este fenómeno.