Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Carmen Alborch, ex Ministra de Cultura: «El miedo a la soledad es peor que la propia soledad»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias


 

30 / 07 / 2004
Carmen Alborch, ex Ministra de Cultura: «El miedo a la soledad es peor que la propia soledad»

Las «141 preguntas» del Fórum (81): «¿Mejor solas que mal acompañadas?». Para la diputada y escritora Carmen Alborch «es mejor vivir sola que ‘regular’ acompañada». Ha defendido las «relaciones de calidad» y ha reclamado «una educación de valores, ni exclusiva ni excluyente, donde toda la sociedad avance en la igualdad y en el respeto a la diversidad». Alborch se ha mostrado totalmente de acuerdo con el proyecto de ley de violencia de género, ha recordado que «la cultura hegemónica ha hipervalorado lo positivo de la masculinidad» y ha subrayado que «todas las personas somos seres completos y tenemos el mismo valor».

Más información de las 141 preguntas - ¿Mejor solas que mal acompañadas?

Más información de Vivir y Convivir. Foro Mundial de las Mujeres

Carmen Alborch (Castelló de Rugat, Valencia, 1947), diputada, ex ministra de Cultura y escritora, ha destacado hoy en el Escenario de la Haima que la amistad entre mujeres ha sido mal publicitada para dificultar el encuentro entre ellas: «se ha insistido en afirmar que el peor enemigo de una mujer es otra mujer para quitarnos fuerza y autoestima. Puedo entender mi vida sin un novio, pero no la puedo entender sin mis amigas», ha explicado.

Ante el numeroso público que abarrotaba las inmediaciones del escenario, Alborch ha hablado de la necesidad de buscar la autonomía personal, de hallar la libertad que permita elegir cualquier modelo de vida: «tener al lado a una persona que no te entiende agudiza el sentido de la soledad», ha afirmado. Tras defender «las relaciones de calidad» y apuntar que «el miedo a la soledad es peor que la propia soledad», la ex ministra de cultura ha dicho que las mujeres reivindican la palabra porque durante mucho tiempo no han sido escuchadas, pero ha comentado que el silencio es necesario para que puedan «escucharse y no aturdirse». También se ha referido a los matices de la soledad: «no es igual la soledad de una mujer mayor que viva con pocos recursos económicos en el área metropolitana, que la soledad de una mujer joven, con trabajo, que esté rodeada por un contexto de relaciones diarias». Ha señalado que, en cualquier caso, todos somos seres completos, capaces de descubrir muchas cosas si nos abrimos a la curiosidad. «todos tenemos el mismo valor», ha concluido.

Carmen Alborch se ha mostrado totalmente de acuerdo con el proyecto de ley de violencia de género. Ha manifestado que es el mejor camino para solucionar el drama de los malos tratos a las mujeres y ha destacado que «este proyecto abarca desde la prevención hasta las estrategias para impedir que se cumplan las amenazas, y además ofrece la posibilidad de que las víctimas puedan reestructurar su vida». También ha valorado que el proyecto se esté tramitando escuchando tanto a asociaciones de mujeres como a expertos en distintos campos para recoger todas las opiniones capaces de combatir un problema que va mucho más allá de los casos particulares y que en definitiva afecta a la sociedad en general: «los malos tratos reflejan la misoginia que, lamentablemente, sigue existiendo en nuestra sociedad».

Para corregir esta situación, ha reclamado «una educación de valores, ni exclusiva ni excluyente, donde toda la sociedad avance en la igualdad y en el respeto a la diversidad». «Es preciso que queramos escucharnos. A veces sólo sería necesario prestar un poco de atención para conocer mejor al otro», ha asegurado. Carmen Alborch ha recordado que «la cultura hegemónica ha hipervalorado lo positivo de la masculinidad y ha devaluado las cualidades vinculadas a las mujeres». Ha enfatizado que lo positivo no tiene que ser patrimonio de ninguno de los dos sexos.

Preguntada sobre el papel político que desempeña Ana Botella y la influencia que pueda ejercer sobre las mujeres, Carmen Alborch ha contestado que «los políticos y las políticas deben ser juzgadas por su comportamiento público, por sus compromisos y por sus programas políticos». «Puestos a criticar me quedo con Aznar», ha apostillado.

Carmen Alborch estudió Derecho y dirigió el Instituto Valenciano de Arte Moderno entre 1988 y 1993. Aunque milita en el PSOE desde hace sólo un año, fue ministra de Cultura entre 1993 y 1996, en el último gobierno de Felipe González. Entre otros galardones y reconocimientos, ha recibido la Gran Cruz de Carlos III y el Premio de Mujeres Progresistas. En la pasada legislatura presidió la Comisión de Control de RTVE en el Congreso de los Diputados. Actualmente es diputada por Valencia y autora, entre otras obras, de los ensayos «Solas» y «Malas».

La intervención de Carmen Alborch se enmarca en el contexto del Diálogo «Vivir y Convivir. Foro Mundial de las Mujeres», que se celebra del 29 al 31 de julio. El Diálogo se basa en una idea principal: no es posible un mundo justo ni el desarrollo de unas sociedades democráticas sin la participación de la mitad de la humanidad.