Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Chantal Kanbiwa: «Si se quiere acabar con la violencia hay que cambiar las relaciones entre el norte y el sur»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

30 / 07 / 2004
Chantal Kanbiwa: «Si se quiere acabar con la violencia hay que cambiar las relaciones entre el norte y el sur»

El Foro Mundial de las Mujeres ha escenificado esta mañana un juicio en el que la violencia ha sido declarada culpable

Más información del diálogo 'Vivir y Convivir. Foro Mundial de las Mujeres'

Vídeo de la presentación del diálogo

La violencia ha sido declarada culpable por un jurado popular que ha determinado que «el sistema capitalista y el patriarcado generan violencia y los máximos perjudicados son las mujeres, los niños y las personas mayores». La escenificación ha contado con la presencia de un tribunal, un jurado popular, un abogado defensor, una fiscal y la acusada, la violencia, que se ha representado en una silla vacía.

Una vez la acusada ha sido declarada culpable, el juez ha dictaminado su condena. Así, el juez ha expresado que la violencia doméstica es fruto «del modelo de dominación patriarcal que ha condenado a la sociedad a la división entre dominadores y dominadas». Para el juez, la humanidad ha luchado «por conseguir modelos éticos nacionales, democráticos y progresistas pero ha aceptado el patriarcado y eso es una incoherencia profunda».

El máximo representante del patriarcado es el género masculino y, por ese motivo, el juez lo ha condenado a «luchar por la libertad, por la igualdad de las mujeres y por la búsqueda de la fraternidad para que el género humano viva en armonía». En este sentido, el juez ha dicho que «el género masculino ha de rechazar la pervivencia patriarcal colaborando con el movimiento feminista, ha de actuar activamente contra la violencia sexista, ha de tener una actitud conciliadora en el lugar de trabajo, ha de asumir las tareas domésticas, ha de buscar modelos de organización social basados en el respeto y ha de propiciar la libre orientación sexual».

La presidenta del tribunal, Chantal Kanbiwa, ha apuntado que «si se quiere acabar con la violencia, hay que cambiar las relaciones entre el Norte y el Sur. Que los países del Norte dejen de vender armas al Sur, que dejen de explotar los recursos naturales del Sur generando guerras en unos países muy minados por las enfermedades.»

Por su parte, la fiscal acusadora Lidia Santos ha explicado que «secularmente la violencia ha sido ejercida contra las mujeres, aunque afecta a todo el mundo». «Cada una de las mujeres refugiada, violada o maltratada tiene nombre y apellidos y representa un sufrimiento intenso que estamos decididos a erradicar».

Asimismo, ha señalado que «la violencia comporta la exclusión, la opresión y la discriminación de las mujeres por el mero hecho de serlo» y ha apuntado a la dominación del hombre en la sociedad patriarcal como la principal causa de la violencia doméstica. «Si la dominación es natural para aquellos que defienden la sociedad patriarcal, ¿cómo es que la humanidad lucha por la igualdad, la libertad y la solidaridad?», ha preguntado Santos.

Santos ha denunciado que «sólo hace cuatro días que se han tomado medidas al respecto, como el hecho de que Naciones Unidas declaren que los derechos de las mujeres son también derechos humanos». Por eso, «los crímenes han de ser perseguidos con contundencia por los poderes públicos». Además, Santos ha acusado a «la espectacularización de las víctimas y la violencia mientras no se cuestiona el papel del hombre y el machismo».

Por su parte, el abogado defensor, Javier Alonso, ha añadido que «debería haber menos espectáculo y más denuncia». Asimismo ha explicado que existe un exceso de normas jurídicas pero «hace falta actividad por parte de los juristas y abogados»; también ha denunciado la ineficacia de las normas y las agencias internacionales como la OTAN y la ONU.

Alonso ha defendido que «debería juzgarse a las personas y no a la violencia, habría que denunciar el patriarcado, el sistema económico que prima esta situación y todo tipo de terrorismo». Por último ha explicado que «la violencia está por todas partes, está en nuestros corazones, fruto del miedo y los celos».