Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Juan Goytisolo, escritor: «Hay que tener una visión más amplia del mundo para darnos cuenta de lo que nos está cayendo encima»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias


 

02 / 09 / 2004
Juan Goytisolo, escritor: «Hay que tener una visión más amplia del mundo para darnos cuenta de lo que nos está cayendo encima»

Las «141 preguntas» del Fórum (115): «El estrecho de Gibraltar, ¿puente o frontera entre culturas?». Juan Goytisolo ha respondido que hablar de puente o de frontera es una «ensoñación» porque el estrecho «es una fractura, un abismo». Ha precisado que la cultura también es «la suma de influencias exteriores recibidas» y ha señalado que los países de acogida no deben «caer en histerias ni temer la pérdida del alma» ante el fenómeno de la inmigración. Contrario a cualquier ley de extranjería, ha abogado por la búsqueda de acuerdos concretos y por el diálogo constante con el mundo asociativo que reúne a los distintos colectivos de inmigrantes.

Más información de las 141 preguntas - El estrecho de Gibraltar, ¿puente o frontera entre culturas?

Más información de Movimientos humanos e inmigración

El escritor Juan Goytisolo ha recordado esta tarde en el Escenario de la Haima que «en el fondo del mar yacen 3.000 cadáveres» y que, por tanto, el estrecho de Gibraltar «es una fractura, un abismo, que no tiene nada de puente ni de frontera». Ha insistido que la entrada de inmigrantes no debe convertirse en una carrera de obstáculos burocráticos y ha apelado a los acuerdos concretos y puntuales que den respuesta a una realidad que cambia cada día: «El problema nunca se solucionará con la aplicación de leyes de extranjería que resultan inaplicables e injustas. El movimiento que se registra en el mundo es imprevisible; millones de personas están en marcha».

Tras manifestar que la cultura también es «la suma de influencias exteriores recibidas», Goytisolo ha negado que la inmigración suponga peligro alguno: «Hay que evitar caer en histerias y no temer por la pérdida del alma». Ha hecho referencia a las «largas colas de personas que aguardan dar el salto» y ha asegurado que la situación, lejos de inspirar «miedo», exige el diálogo constante con el mundo asociativo que reúne a los distintos colectivos de inmigrantes: «Tenemos que ayudarles a que aprendan catalán, español... Debemos ser conscientes de que habrá nuevos catalanes y nuevos españoles. La cultura española se hundió cuando buscó la pureza de sangre».

«Hay que tener una visión más amplia del mundo para darnos cuenta de lo que nos está cayendo encima». El escritor Juan Goytisolo se ha mostrado convencido de que cualquier vía de solución pasa por comprender la extraordinaria complejidad de los problemas que afectan al mundo. Ha exigido que cese «la constante ocultación de información» para que la gente tenga acceso a unos conocimientos imprescindibles para analizar todo lo que ocurre a su alrededor: «Según el gobierno del PP, el atentado de Casablanca contra la Casa de España se debió a que allí “se consumía alcohol”. Fue la primera advertencia ante la participación en la guerra de Irak, pero no quisieron admitirlo. Creerse a salvo con políticas como la de Bush o la de Aznar es vivir en la luna». Goytisolo, en el capítulo de las informaciones que nunca se difunden, ha hablado de los bulldozers americanos que, en la primera Guerra del Golfo, sepultaron con vida a centenares de soldados iraquíes que ya se habían rendido, o a las «atrocidades» que ha cometido Rusia en Chechenia. También ha criticado la falta de conocimiento de la que hacen gala potencias del mundo occidental: «Los antiguos colonizadores conocían mejor los países que ocupaban que sus propios habitantes. Estados Unidos lo ignoraba todo de Irak. Dejaron que se saqueara el Museo de Arqueología, pero preservaron el Ministerio del Petróleo, con lo que, por otra parte, quedaron claros desde el principio los motivos de la ocupación».

Juan Goytisolo ha asegurado que odia las guerras y ha advertido que no se puede hablar del islam en términos generales. Ha afirmado que el terrorismo siempre responde a causas muy claras –«no verlas es de una extraordinaria ceguera»– y se ha detenido a analizar el término: «En mi opinión, el palestino que mata a un soldado israelí en territorio ocupado es un resistente, no un terrorista». Con respecto a Palestina, ha declarado que la situación es una completa injusticia y que el conflicto sólo se resolverá «con el retorno a la estricta legalidad internacional». Puestos en materia de rencillas y venganzas, Goytisolo ha recordado que las persecuciones antisemitas empezaron en España con la Inquisición.

Juan Goytisolo nació en Barcelona en 1931 y, desde hace años, vive en Marraquech. Es autor de Juegos de manos (1954), Duelo en el paraíso (1955), Fiestas (1957), La resaca (1958), Señas de identidad (1966), Reivindicación del conde don Julián (1970), Juan sin Tierra (1975), Makbara (1980), Paisajes después de la batalla (1982) y Las virtudes del pájaro solitario (1988), entre otras novelas. También ha escrito ensayos (De la Ceca a la Meca) y libros periodísticos como Cuaderno de Sarajevo, en el que narra su estancia en la capital bosnia, donde se convirtió en uno de los escasos intelectuales occidentales que vivió muy de cerca el drama de la antigua Yugoslavia. Ha nadado siempre a contracorriente en el mundo de la cultura y es el primer escritor español desde hace siglos que habla árabe y defiende la marroquinidad del Sahara español.