Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Marema Touré Thiam: No creo que nadie quiera salir de su país para convertirse en prostituta en una calle de Milán, Barcelona o París

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias


 

06 / 09 / 2004
Marema Touré Thiam: No creo que nadie quiera salir de su país para convertirse en prostituta en una calle de Milán, Barcelona o París

Las «141 preguntas» del Fórum (119): «La inmigración, ¿solución a las desigualdades?». Marema Touré Thiam, subdirectora del Banco Central de los Estados de África Occidental (Senegal), y Aderanti Adepoju, director del Human Resources Development Center de Lagos (Nigeria), han compartido con los participantes en la sesión de hoy experiencias y testimonios sobre el hecho migratorio. Los ponentes y las numerosas intervenciones del público han coincidido en señalar que la migración es la consecuencia lógica de la necesidad de mejorar las condiciones de vida de las personas y que en ningún caso hay que criminalizar.

Más información de las 141 preguntas - ¿La inmigración ¿solución a las desigualdades?

Más información de Movimientos humanos e inmigración

«Los movimientos migratorios humanos contribuyen a reducir las desigualdades económicas y especialmente las de las mujeres, que cuando salen de sus países también lo hacen huyendo de otras formas de opresión, no sólo económicas, sino sociales y culturales», ha afirmado Marema Touré Thiam en el Escenario de la Haima del Recinto Fórum. Ella misma, ha explicado, es un ejemplo de los efectos positivos de la migración. La actual subdirectora del Banco Central de los Estados de África Occidental de Senegal vivió durante muchos años en Francia, «donde recibí una formación que me ha permitido progresar en la vida».

Aderanti Adepoju, director del Human Resources Development Center de Lagos (Nigeria), ha coincidido con Thiam y ha añadido que «la inmigración forma parte de la cultura humana, es el resultado de la desigualdad económica y a la vez, paradójicamente, puede contribuir a fomentar la desigualdad». Adepoju ha recordado el caso de España, que «históricamente ha sido un país de emigrantes y hoy, ya plenamente integrado en la Unión Europea, se ha convertido en un país receptor de inmigrantes».

Adepojou ha defendido que los hijos de los occidentales «ahora ya no quieren hacer según qué trabajos poco agradecidos, que los inmigrantes sí que están dispuestos a aceptar para mejorar su calidad de vida. Se produce una cierta complementariedad», ha afirmado el director del Human Resources Development Center de Lagos.

A propósito de una intervención del público sobre la inmigración ilegal africana que llega a las costas de Europa, Adepoju ha explicado que muchos de los inmigrantes ilegales «ya vivían en situación irregular en sus países de procedencia. En todo caso, en general, los inmigrantes son víctimas de muchos abusos, a diferencia de los extranjeros con una profesión cualificada, como por ejemplo médicos, científicos o enfermeras, que residen en Occidente: un 50% de los médicos que trabajan en el Reino Unido —ha dicho— son extranjeros». La senegalesa Thiam ha añadido que no cree «que ninguna persona quiera salir de su país para ejercer la prostitución en cualquier calle de Milán, Barcelona o París. Efectivamente, la mayoría de estas personas son víctimas de las mafias».

A la pregunta de si consideran que los inmigrantes son la mano de obra barata que Occidente necesita para mantener su desarrollo económico, Marema Touré Thiam ha recordado que, según las estadísticas de la Unión Europea, los trabajadores inmigrantes serán fundamentales para el futuro a medida que envejezca la población europea. Thiam se ha mostrado firmemente en contra de la inmigración masiva de africanos hacia Europa porque «las personas que se marchan ya no pueden trabajar para su país». Lo que es preciso, en su opinión, es que «los países más desfavorecidos, como por ejemplo Senegal, y España hace unas décadas —ha afirmado—, reciban le ayuda de los países desarrollados «para que la inmigración clandestina pierda todo su sentido».

Diversas intervenciones del público, que han explicado su propia experiencia como emigrantes andaluces durante la posguerra hacia Cataluña, han mostrado su simpatía y respeto por las personas que en la actualidad se ven forzadas a migrar hacia otro país para buscar un futuro mejor ya que, tal y como ha dicho una persona del público, «ellos también saben la dureza de la marcha de tu tierra para sobrevivir».

Thiam y Adepoju han coincidido con los argumentos expuestos por la intervención final de una joven venezolana, que ha reclamado «un cambio estructural de las instituciones y la gobernanza mundial para no caer en posicionamientos ingenuos respecto de los movimientos migratorios que se están produciendo actualmente en el planeta».