Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Reza Deghati, fotoperiodista: «Dejo la cámara de lado cuando la persona que pensaba fotografiar necesita mi ayuda»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias


 

08 / 09 / 2004
Reza Deghati, fotoperiodista: «Dejo la cámara de lado cuando la persona que pensaba fotografiar necesita mi ayuda»

Las «141 preguntas» del Fórum (121): «¿Una imagen vale más que mil mentiras?». El fotoperiodista iraní Reza Deghati ha señalado que hay muchos ejemplos del mal uso que se ha hecho de las fotos, y de los pies de foto, para manipular al público. Convencido que la perfecta combinación entre imagen e información otorga a la fotografía un valor muy superior a la de cualquier escrito que la acompañe, ha asegurado que «se necesitarían muchos libros para explicar las historias que condensan las fotos». Ha dicho que ve los países occidentales como el Titánic, que navega por océanos de mar y fuego sin detenerse a auxiliar las víctimas del tercer mundo, y ha afirmado que si las personas preguntaran más veces «¿Por qué?» todo el mundo entendería mucho mejor qué es lo que, en realidad, está pasando en el mundo.

Más información de las 141 preguntas - ¿Una imagen vale más que mil mentiras?

Más información de Nuevas ignorancias, nuevas alfabetizaciones

Reza Deghati, fotoperiodista y presidente de «Aïna», una ONG que promociona el desarrollo de medios de comunicación independientes en Afganistán, ha destacado en el Escenario de la Haima que aunque trabaja sobre el terreno para fotografiar la realidad, hay dos razones que le obligan a dejar la cámara de lado: «no hago fotos cuando atento contra la privacidad de la gente, o cuando la persona que pensaba fotografiar necesita mi ayuda». Respecto a esto, ha explicado que cerca de Kabul, justo después de la caída del gobierno ruso en Afganistán, presenció la explosión de una mina cuando por encima pasaba un microbús lleno de refugiados: «De entre el humo, las llamas y la confusión surgió una niña completamente ensangrentada que corría hacia mí; me preparé para hacer una foto que habría ganado muchos premios.., pero desistí porque aquella niña necesitaba de mí un abrazo, no una foto».

Deghati, prestigioso profesional que ha trabajado, entre otros, para “Newsweek”, “Time Magazine”, “Vanity Fair”, “New York Times Magazine” o “National Geographic”, ha dicho que frecuentemente ha hecho referencia al enunciado de la pregunta de hoy para explicar su trabajo: «muchos me han escuchado repetir que “no sabes cuantas veces es necesario usar 10.000 palabras" (de la expresión propia de la lengua inglesa) para describir una imagen». Acto seguido ha admitido que hay muchos ejemplos del mal uso que se ha hecho de las fotos, y de los pies de foto, para manipular al público.

Se ha manifestado convencido que la perfecta combinación entre imagen e información atorga a la fotografía periodística un valor muy superior a la de cualquier escrito que la acompañe: «el lado fotográfico tiene que buscar la composición perfecta, acercarse a la pintura; la parte de la información ha tener en cuenta la verdad que transmitirán cada uno de los elementos que finalmente se reflejen». Ha asegurado que «se necesitarían muchos libros para explicar las historias que condensan las fotos» y que las fotografías se vuelven elementos educativos muy importantes: «una sola fotografía es capaz de conseguir que la gente cambie sus opiniones», ha resaltado. También ha destacado que convendría realizar más fotos emotivas para evitar efectos de insensibilización que la saturación de fotografías sangrientas y dramáticas puede llegar a provocar.

Después de su larga experiencia trabajando en escenarios de guerra como Irak, Líbano o Kosovo, Reza Deghati ha declarado que ve a los países occidentales como el Titánic, que navega por océanos de mar y fuego, sin detenerse a auxiliar las víctimas del tercer mundo: «los fotoperiodistas saltamos por la borda para ver qué pasa y comprobamos que la gente, hambrienta, flota cogida en restos de madera mientras sus casas se queman. Entonces volvemos a subir al gran barco y pedimos que se detenga, pero los viajantes están demasiado ocupados con sus fiestas y sus conciertos. El Titánic sigue navegando». «Sin embargo, continuo siendo optimista porque creo en los humanos», ha concluido.

Ha afirmado que si las personas se preguntaran más veces «¿Por qué?» todo el mundo entendería mucho mejor qué es lo que, en realidad, está pasando en el mundo: «en referencia a la tragedia de la escuela rusa, los más altos mandatarios sólo temen a una pregunta: ¿por qué ha pasado? Si nos preguntáramos por qué tomaron rehenes en la escuela y trasladáramos la pregunta a los dirigentes mundiales, haríamos temblar las bases del poder».

Al final de su intervención en las «141 preguntas», Reza Deghati se ha dirigido a la Pantalla Miradores donde se ha proyectado el documental «Shadows – Sombras afganas» (2004), en el marco del Diálogo «Nuevas ignorancias, nuevas alfabetizaciones. Aprender a convivir en un mundo globalizado», que se celebra en el Fórum Barcelona 2004 hasta mañana miércoles. «Shadows», sobre la situación de las mujeres afganas, es la segunda película producida por miembros del Grupo de Películas de Mujeres, iniciado por la ONG «Aïna» con el apoyo de la UNESCO.