Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Jaume Saura: «Los valores universales continúan vigentes pero existen nuevos peligros»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias


 

22 / 09 / 2004
Jaume Saura: «Los valores universales continúan vigentes pero existen nuevos peligros»

El presidente del Instituto de Derechos Humanos de Cataluña, Jaume Saura, ha sido el encargado de dar a conocer las conclusiones del Diálogo «Derechos humanos, necesidades emergentes y nuevos compromisos» que desde el pasado 18 de septiembre ha tenido lugar en el marco del Fórum Barcelona 2004.

Más información de Derechos humanos, necesidades emergentes y nuevos compromisos

El presidente del Instituto de Derechos Humanos de Cataluña (IDHC), Jaume Saura, ha explicado en su intervención que «el siglo XXI y la globalización plantean nuevos retos, como la reformulación y relectura de la Declaración de los Derechos Universales de 1948». Para Saura, «los valores universales continúan vigentes pero ahora existen nuevos peligros y por tanto los contenidos han de evolucionar».

En este sentido, Saura ha explicado que existe el proyecto de la Carta de Derechos Humanos Emergente, «que es un catálogo de valores y principios que podrá ser debatido por la sociedad civil internacional» y ha pedido que «abramos el proyecto de la carta a todos los participantes del Diálogo para que puedan incorporar sus aportaciones y que el documento sea adoptado en el próximo Foro Social de Porto Alegre del 2005».

Saura ha dicho que «el punto de partida sigue siendo el derecho a la vida, pero no todos los derechos pueden reducirse a este derecho». «Es preciso pensar en la calidad de vida y en la vida de calidad, que engloba los derechos fundamentales y los derechos emergentes», ha añadido.

Como portavoz del IDHC, Saura ha exigido «el derecho a la renta básica para dar significado a la libertad real: sin igualdad no hay libertad». En su opinión, la capacidad de elección da sentido a la ciudadanía y ésta cobra sentido «si hay una existencia material» y esta existencia material «mejora la solidaridad social».

Jaume Saura también se ha referido al derecho de las mujeres: «La democracia paritaria tiene que integrarse transversalmente, es preciso un cambio en la condición de la mujer». El presidente del IDHC ha explicado que «la migración y sus causas son diferentes entre hombres y mujeres, por eso pedimos el fortalecimiento de las organizaciones y movimientos de mujeres para que realicen nuevas propuestas para mejorar los mecanismos de protección de la mujer».

Saura ha manifestado que «en un mundo pluricultural y multiétnico existe una gran violencia ante la identidad» y la pluriculturalidad, según ha señalado, se plantea a escala planetaria, nacional y local, por lo que «es preciso potenciar el respeto por la diversidad y, sobre todo, por aquellas personas que tradicionalmente han sido excluidas del poder político». En este sentido, se ha referido a los pueblos indígenas y a la adopción de una declaración universal de sus derechos, y a las minorías.

Saura ha hablado asimismo de las ciudades y de su «diagnóstico desolador». Así, ha hecho referencia a «la segregación, destrucción del medio ambiente y la generación de apartheid urbano o social» que se da en las ciudades actuales. Desde su punto de vista, estos efectos son «el reflejo de la privatización del espacio público».

Para el presidente del IDHC «la globalización a aumentado la responsabilidad de las ciudades y sólo la suma de las ciudades puede ayudar a hacer de contrapoder ante los aspectos perversos de la globalización. Y ha añadido que «son las ciudades las que pueden liderar el cambio social, la innovación urbana no tiene límites».

Otro de los derechos que el IDHC ha destacado ha sido el derecho al desarrollo, que se encuentra «en permanente construcción y reconstrucción»; según Saura «es preciso reforzar el carácter multidimensional de este derecho y descentralizarlo» y para ello «es preciso reforzar las garantías jurídicas de este derecho y plantear un nuevo orden mundial económico internacional».

Saura ha explicado que «el derecho al desarrollo es el derecho a tener unos mínimos, a tener alimentos, agua, trabajo y el derecho a tener un futuro, es decir, a la condonación de la deuda externa», y ha añadido que «para alcanzar los derechos anteriores es preciso tener el derecho a tener derechos», lo cual «requiere el reforzamiento de los mecanismos que garanticen los derechos humanos y el derecho internacional».

«Pedimos una jurisdicción obligatoria de la Corte Penal Internacional sobre todos los individuos y una jurisdicción en la Corte Penal de Justicia», ha apuntado Saura. Además, ha pedido también la reforma de Naciones Unidas para que incluya la obligatoriedad de mecanismos para defender los derechos humanos.

Finalmente, Saura ha destacado que es importante hacer compatible «la justicia en su sentido retributivo, es decir, como castigo y en su sentido reparador».