Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Milagros del Corral: «Es difícil hacer políticas culturales en el sur cuando su prioridad es erradicar la pobreza»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

29 / 05 / 2004
Milagros del Corral: «Es difícil hacer políticas culturales en el sur cuando su prioridad es erradicar la pobreza»

El Diálogo «Comunicación audiovisual global, diversidad cultural y regulación» ha debatido sobre la industria audiovisual en los países en desarrollo. Temas como la producción y la exportación se han tratado en la conferencia con Milagros del Corral, Dima Dabbous-Sensenig, Uday Dholakya, Basyouni Ibrahim y Jung Byoung Gug como ponentes.

Milagros del Corral, subdirectora general adjunta para la Cultura de la UNESCO, ha explicado que «es difícil crear políticas culturales que se adapten a la realidad económica de los países subdesarrollados, ya que primero se han de crear políticas para erradicar la pobreza». Corral ha explicado que estos países «no pueden invertir en este campo, pues la producción y el marketing son muy caros y, por tanto, la solución es comprar paquetes extranjeros a bajo coste». Del Corral ha añadido que en materia cultural, los países en desarrollo prefieren invertir en turismo, libros o artesanía.

En este sentido, ha explicado que, en general, los países que producen cultura «tienden cada vez más a limar sus diferencias culturales para obtener más rentabilidad». Además, ha apuntado que la primera urgencia es invertir en la formación profesional y la lucha contra la piratería. La UNESCO, ha explicado Milagros del Corral, tiene entre sus prioridades la colaboración con los países del sur pero que «parece difícil convencerlos de la importancia de la diversidad cultural cuando sus prioridades son otras».

Dima Dabbous-Sensenig, profesora de comunicación de la Libanese American University (Líbano), ha expuesto la situación de los medios de comunicación en el Líbano y, en este sentido, ha explicado que la televisión terrestre está controlada por el Estado y, por tanto, existe una restricción en los contenidos. Con el fin de evitar este hecho, Dabbous-Sensenig ha afrimado que se aplicaron cuotas de pantalla pero que resultaron insignificantes. «La revolución del satélite, que hacía pensar en el pluralismo y el alejamiento del control, no ha ocurrido tampoco como imaginábamos», ha añadido Dabbous-Sensenig.

La profesora de comunicación ha denunciado que «falta conciencia de la diversidad étnica y cultural en el país y sin este reconocimiento de ámbito nacional la petición internacional está vacía». En este sentido la solución, según Dabbous-Sensenig, se encuentra en «la educación de los más pequeños para que la diversidad cultural sea una demanda de futuro».

Uday Dholakia, consultor de la Global Consulting UK Ltd, ha hablado de las minorías en el Reino Unido y de la visión de los musulmanes en la prensa. Con respecto a este tema, ha explicado que desde su organización se ha conseguido «que la mayoría de la prensa no escriba en la misma frase islámico y terrorista». Así, Dholakya cree que las cuotas de pantalla serían una solución y que habría que dar voz a otros colectivos, pero no solo en cuanto a contenidos, sino también en publicidad.

Basyouni Ibrahim Hamada, profesor de comunicación de masas de la United Arab Emirates University (Emiratos Árabes), ha explicado que «la época del satélite representa una gran amenaza para el mundo árabe, la diversidad cultural no significa cerrar puertas a la cultura islámica y la excepción cultural debería entenderse como una forma de diversidad y no como una represión». En este sentido, Ibrahim ha observado que «el Islam no es solo una cultura sino también una fe y, a menudo, falta tolerancia por parte de los países occidentales con los árabes». Ibrahim ha recordado que la política norteamericana en Iraq e lsrael o la prohibición llevar el velo en las escuelas franceses. En cuanto a la propiedad, Ibrahim ha señalado que después de una época en que «todos los medios estaban controlados por lo estados, no fue hasta la década de los noventa cuándo se produjo un cambio en la situación. Ahora hay más libertad, pero a distintos niveles dependiendo de cada país».

Jung Byoung Gug, miembro de la Asamblea Nacional de Corea, ha hablado del caso particular de su país, que gracias a la política de cuotas de pantalla ha conseguido tener una gran programación audiovisual propia del país. Pero, además de que las producciones son en su mayoría coreanas, han conseguido exportar sus productos al resto del mundo y ganar diversos premios en prestigiosos festivales de cine. Gug también ha explicado que otros países han querido involucrarse en su política y que «la liberalización creciente presiona para que se trate la cultura como una mercancía. Si esto triunfa será algo desastroso, ya que solo conseguiremos una cultura monolítica».