Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Carme Riera: «El Quijote es el gran emblema nacional y es considerado la Biblia española»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

18 / 06 / 2004
Carme Riera: «El Quijote es el gran emblema nacional y es considerado la Biblia española»

La escritora mallorquina Carme Riera ha sido la encargada de clausurar el Diálogo «El Quijote y el pensamiento moderno» en una conferencia que ha tratado del nacionalismo catalán frente al castellano de la obra

La profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona, Carme Riera, ha hecho una revisión histórica sobre el nacionalismo catalán y el Quijote en referencia a la polémica que surgió en España sobre la celebración del tercer centenario de la obra en 1905.

Riera ha explicado que a finales de los años ochenta, en el siglo XIX, el Quijote se alzó en el primer puesto como clásico nacional indiscutible y como icono de la sociedad española. En ese sentido «la esencia y existencia española se acercaba más al caballero y cada vez menos a Sancho Panza». Es en esa época cuando«el Quijote es el gran emblema nacional y es considerado la Biblia española», ha añadido Riera. En ese sentido surge un gran sentimiento castellano que ayuda a olvidar la derrota de la Guerra de Cuba.

Esto se contrapone al surgimiento del nacionalismo catalán de los años noventa, del siglo XIX, cuando se empieza a considerar a Cataluña y no a España como nación. La primera Asamblea de la Unió Catalanista, celebrada en Balaguer cambia la concepción, de Nación de España a Estado Español, aún hoy utilizada por los nacionalistas catalanes. El Quijote deja entonces de ser el clásico nacional en Cataluña puesto que ésta es considerada otra nación. Otros aspectos influyen en esta concepción ya que la obra de Cervantes no está escrita en lengua catalana. El nacionalismo se cimentaba en aspectos como el territorio común, la historia, la raza, la comunidad de derechos y la lengua. Los nacionalistas abogan por usar cada vez menos el castellano y por lo tanto aumentar el uso del catalán; pretendían volver a la Cataluña Medieval de Guifré el Pilós. Riera ha señalado algunos de los autores que avivaron este sentimiento. Riera ha hablado de Valentí Almirall que «resalta el carácter castellano de el Quijote y de los valores que se dejan ver en la obra, como son el orgullo, prototipo de la raza castellana». En este sentido, Almirall define al personaje de Cervantes como «loco, egoísta y enfermo de vanidad». Estas concepciones fueron también apoyadas por el otro fundador del nacionalismo, Prat de la Riba. Además, también recoge los conceptos de Pompeu Janer sobre la «raza quijotesca» en el sentido de nación. Por ello, Janer proclama «que los catalanes tenemos el orgullo de diferenciarnos de la mayoría, la patria es la raza y cultura superior».

La derrota en la Guerra de Cuba se toma también por los nacionalistas catalanes que consideran al Quijote «un obstáculo en su proyecto de descastellanización de Cataluña». Además de la prensa nacional radical, aparecen otros intelectuales como Joaquim Rubió i Ors que cree que «Cataluña no puede aspirar a la independencia política pero si a la literaria». Por su parte Bonaventura Carles Aribau, ve a Cervantes como regionalista y no como nacionalista que habla de su lengua, pero que también está abierto a otras lenguas.

Por su parte, Mariano de Cavia, propone una celebración del tercer centenario de la aparición de la novela de Cervantes «por todo lo alto» y pretende que España «tire la casa por la ventana, puesto que debería de ser una cuestión de estado en el que debían intervenir la España oficial y el pueblo». A pesar de la falta de identificación de muchos catalanes con la obra cervantina, Riera ha recordado unas palabras del ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, que admitió «sentirse tan cercano al Quijote como a Goethe», la celebración tuvo lugar y «la mayoría de catalanes dejaron de lado nacionalismos y se adhirieron a la conmemoración».

Carme Riera ha explicado que la celebración del Diálogo demuestra que todo esto ha cambiado y que a fin de cuentas «Barcelona como ciudad, ya aparece en el Quijote, hecho que le ayudó a que fuera conocida mundialmente mucho antes de los Juegos Olímpicos o el Fórum de la Culturas 2004». «Que la sombra de Cervantes nos proteja con su ironía, su buen humor pero sobre todo por su enorme bondad, desde hoy, por los siglos de los siglos», ha concluido Riera.