Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Ferdinando Boero: «El desarrollo urbanístico, el turismo y la pesca están cambiando las costas»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

09 / 06 / 2004
Ferdinando Boero: «El desarrollo urbanístico, el turismo y la pesca están cambiando las costas»

Ferdinando Boero, de la universidad de Lecce es el coordinador de la sesión sobre ecosistemas costeros que tiene lugar en el marco del 37º Congreso de la Comisión Internacional para la Exploración Científica del mar Mediterráneo (CIESM).

Ferdinando Boero, del departamento de Biología de la Universidad de Lecce en Italia ha realizado un estudio en el que se ha investigado cuales son los procesos que afectan la zona marina costera, «la más afectada por la actividad humana». Para Boero las principales causas que afectan la costa son: «el desarrollo urbanístico, el turismo y la pesca», efectos que se han estudiado a nivel geológico y biológico.

En este sentido Boero ha explicado que «se necesita un equilibrio entre el uso turístico de la zona costera y su protección, no podemos limpiar las playas de todas las algas ya que estas cumplen su función». Además, ha dicho que el CIESM está proporcionando una red, incluso ha creado un atlas, de las zonas marinas protegidas para que se apliquen unas actuaciones estándares «ya que actualmente hay centenares de zonas protegidas que trabajan bajo filosofías diferentes y políticas propias».

El CIESM también está analizando las especies exóticas que están apareciendo en el mediterráneo provenientes del mar Rojo, del Atlántico y del Canal de Suez. Para Boero, la aparición de estas especies se debe a causas humanas relacionadas con la cultura del agua. Por contra la actividad humana también tiene que ver con el vaciado de barcos que vierten organismos pudiendo matar huevos y larvas de algunas especies. Al respecto Ferdinando Boero ha explicado que el tránsito de barcos en Marruecos afecta a las cuevas en las que se amagan las focas monje.