Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Joan Rigol: «Un país avanza cuando es capaz de compartir una red de valores»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

24 / 07 / 2004
Joan Rigol: «Un país avanza cuando es capaz de compartir una red de valores»

El ex presidente del Parlamento de Cataluña se ha referido a que «el ciudadano debe dejar de ser el individuo que paga impuestos y pasar a desempeñar una responsabilidad pública».

Joan Rigol, ex presidente del Parlamento de Cataluña, ha manifestado hoy en el Diálogo «La riqueza ética de las naciones. Valores y desarrollo social» que «un país avanza cuando es capaz de compartir una red de convicciones, de valores». En este sentido ha apuntado que «La política no es un producto que debe venderse cada cuatro años, es una vinculación del político con su propio país. Si se convierte en una tecnocracia que modela una serie de preferencias basadas en las encuestas de opinión, no iremos a ninguna parte.»

Asimismo ha señalado que «los políticos tienen la responsabilidad de mirar a largo plazo, y aunque los partidos políticos se encuentran mejor en la confrontación, no deben tener miedo a compartir con el otro».

«La administración pública puede relacionarse con la sociedad de dos maneras: como clientes o como ciudadanos», ha afirmado Rigol en el Taller de buenas prácticas «Ética, política y administración pública». Según sus palabras, «si lo hacemos como clientes solamente les tenemos que dar unos buenos servicios, pero si la administración pública trata a los individuos como ciudadanos, entonces les puede pedir una corresponsabilidad». Así, ha matizado que «es ahí donde reside la ética de la administración: si les trato como ciudadanos, les puedo pedir un civismo activo, con más participación».

El ex presidente del Parlamento catalán ha asegurado también que «para que una nación sea rica necesita una serie de elementos, pero la ética es la misma riqueza de las naciones, y solo en el marco de la ética las personas podemos dar lo mejor de nosotras mismas». Ha subrayado también que «la correspondencia de derechos y deberes hace que incrustemos la ética en el edificio institucional del país. El ciudadano deja de ser aquel que solamente paga impuestos y pasa a jugar su papel dentro de la misma responsabilidad pública.» En este sentido, ha recalcado que «la política no es solamente dar servicios públicos, sino también se debe exigir correspondencia a los ciudadanos, por eso hay que exigir moralidad en la política».

Por su parte Fred Olav Sorensen, consejero de la embajada noruega ante la Comisión Europea, ha asegurado que «un gobierno no logrará nunca actitudes éticas mediante acciones represivas; quien lo hará será la existencia de una cultura de la ética». Así ha afirmado que «la transparencia es básica para la ética y para un comportamiento ético de los gobiernos».

Sorensen, quien fuera miembro de la Comisión de Valores Humanos establecida por el gobierno noruego de1988 a 2001 para incidir en los valores de distintos grupos sociales en ese país, ha apuntado que «en la gestión pública se trabaja bajo dos dilemas, el de la lealtad versus la integridad personal y el segundo, entre el interés publico y el privado».