Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Manuel de Solà-Morales (Arquitecto): “El peligro máximo de nuestras ciudades es la segregación”

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

10 / 09 / 2004
Manuel de Solà-Morales (Arquitecto): “El peligro máximo de nuestras ciudades es la segregación”

El arquitecto catalán Manuel de Solà-Morales ha explicado sus tesis sobre arquitecturas contra las ciudades en el Diálogo “Ciudades y ciudadanos del siglo XXI”

El arquitecto y urbanista Manuel de Solà-Morales ha afirmado que “es muy difícil establecer diferencias a nivel intelectual o conceptual entre ciudad y arquitectura”. Solà-Morales ha explicado que “la ciudad es arquitectura, y si esta no es arquitectura de ciudad, entonces no existe”. Solà-Morales ha reconocido que “administrativamente, profesionalmente o pedagógicamente entiendo que se hayan establecido límites entre una y otra”.

Para el arquitecto catalán, “con frecuencia se cree que la arquitectura contemporánea no hace buenas ciudades, pero pocas veces se piensa que la ciudad contemporánea no es capaz de producir arquitecturas adecuadas”.

Solà-Morales se ha referido a la relación entre global y local. Para el arquitecto, “la ciudad representa lo local, transmite lo específico, la complejidad, mientras que la arquitectura representa lo global”. En este último caso, Solà-Morales ha defendido que “la arquitectura se refiere a las ideas, la fuerza, la emoción, la inteligencia, la comprensión del mundo y la superación humana y, por tanto, transmite contenidos universales”.

Ha dicho que “el elemento fundamental de las ciudades contemporáneas es la interacción, la movilidad”. Para Solà-Morales la ciudad “es el lugar donde todo el mundo se mueve continuamente y, por contra, el campo está quieto”. El arquitecto barcelonés ha afirmado que “esta movilidad se ha acelerado en los últimos años”.

Solà-Morales ha manifestado que “el peligro máximo de nuestras ciudades no es la dispersión o la congestión sino la segregación”. Ha definido la segregación “como la consolidación en paquetes de funciones que tienden a cerrarse en sí mismos creando espacios para ricos y pobres, zonas de oficinas y zonas de viviendas”.

En este sentido, Solà-Morales ha criticado la futura Ciudad Judicial que se construye en l’Hospitalet, de la que ha dicho que “es esencialmente antiurbana”. Otra de las críticas que ha lanzado Solà-Morales “es la arquitectura industrial que ha quedado expulsada en lugares desconocidos de la ciudad donde no tienen ni lugar ni forma cuando podrían coexistir en la ciudad”. Además, Solà-Morales ha hablado de los equipamientos públicos que también sufren esta segregación. El arquitecto se ha referido a los hospitales, escuelas y polideportivos que son “feos y antiurbanos”. Por el contrario, Solà-Morales ha defendido “el Museo Guggenheim de Bilbao porque es muy urbano y se integra en la ciudad”.

El arquitecto de l’Illa Diagonal ha hablado de la arquitectura de lujo o de fama como “aquella que se justifica sobre sí misma, que se mira al ombligo, una arquitectura que busca la justificación por lo sorprendente o publicitario”. Solà-Morales cree que “este tipo de arquitectura es en parte provocado por la competencia entre ciudades que quieren aparecer en los mercados turísticos y publicitarios”. “Muchos políticos, promotores e instituciones utilizan la arquitectura como reclamo”, ha afirmado.

Solà-Morales ha precisado que “la idea que ciudades como Barcelona se han hecho a trozos por los diversos acontecimientos como las exposiciones universales y los Juegos Olímpicos no es verdad históricamente”. Además, según él mismo esta concepción “simplifica la idea de ciudad”. Para el arquitecto “la urbanidad de un nuevo edificio se demuestra en si realmente lucha en contra de la segregación”.

Solà-Morales ha explicado que en la discusión de las alturas de los edificios que rompen con el perfil de la ciudad “se olvida su impacto en el suelo”.