Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > El economista Daniel Cohen sostiene que se necesitan “desesperadamente” instituciones mundiales que controlen los mercados financieros

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

25 / 09 / 2004
El economista Daniel Cohen sostiene que se necesitan “desesperadamente” instituciones mundiales que controlen los mercados financieros

A medida que avanzan los debates del Diálogo “Del Consenso de Washington a una nueva gobernanza global” proliferan las opiniones manifiestamente favorables a la creación y/o fortalecimiento de órganos reguladores de la globalización económica. Hoy se ha posicionado el economista Daniel Cohen a través de su ponencia “Hacia un nuevo modus operandi del sistema financiero mundial”. “Necesitamos desesperadamente instituciones mundiales que controlen los mercados financieros”, ha dicho el profesor de la Universidad de París.

Según Daniel Cohen, el cometido de los mercados financieros es aportar capital allí donde no lo hay y mitigar los riesgos a los que se enfrentan las economías nacionales aunque, paradójicamente, el dinero no se acerca a los países más pobres. Por ello, Cohen ha establecido como prioridad la “buena gobernanza” en esas zonas para atraer inversiones. “Es en el buen mercado y su falta de integración donde tenemos problemas”, ha dicho.

Cohen ha expuesto que los mercados financieros “hacen muy poco” para abordar las “crisis silenciosas” de índole económico que, sistemáticamente, cada tres años y en combinación con las catástrofes naturales, asolan los países en vías de desarrollo. “No se toman las medidas que sí se adoptan con las catástrofes naturales” se ha lamentado. En este campo, y para superar la volatilidad del precio de los bienes de consumo de esos países que arrastra al fracaso de los reiterados intentos de estabilización, ha reclamado que un cálculo estadístico de la media del valor de mercado de esos bienes en los últimos 5-10 años para “predecir sus precios, amortiguar las crisis y evitar las bancarrotas”.

Otra de las contradicciones de los mercados financieros denunciada por Cohen es lo que ha denominado como “crisis en forma de profecías”. Se ha referido de esta manera a las crisis de confianza de los mercados financieros producto de su creencia inicial de la no solvencia de un país lo que conduce a la aplicación de unos diferenciales enormes en los intereses de los préstamos concedidos. Un cóctel que, en opinión de Cohen, acaba provocando la quiebra del país afectado ante su incapacidad de afrontar su deuda externa. “En muchos casos, la carga del interés a pagar supera el beneficio del crecimiento generado con ese capital prestado”, ha manifestado el experto, que ha sugerido como solución “la protección de los recursos que deben servir para pagar la deuda”. Cohen, partidario de un Tribunal Internacional de Quiebras, ha propuesto que estos países emitan bonos soberanos con cláusulas de acción colectiva, que servirían para “coordinar a los acreedores en caso de deuda, asegurando una reacción rápida si se origina una quiebra”, ha informado el profesor de la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona, Jaume Ventura, que ha aplaudido la iniciativa de Cohen aunque subrayando las dificultades provocadas por la “dispersión” actual de los inversores en bonos soberanos.

Regulación movilidad laboral
Pero el alegato de Cohen en pro de la regulación de los mercados financieros ha encontrado oponentes. Es el caso de Dani Rodrick, profesor de la Universidad norteamericana de Harvard, para el que “lo importante es saber las prioridades nacionales en un marco internacional de apoyo a las mismas, sin que las condicione o regule”, ha afirmado. Rodrick sí se ha manifestado a favor de una normativa internacional que regule la movilidad laboral en respuesta a la ponencia anterior del hindú Deepak Nayyar, que ha equiparado la movilidad de los profesionales a la de los capitales. “Los actuales niveles sociales en los países avanzados imponen restricciones a la entrada de mano de obra porque el Estado de Bienestar no se puede sostener con una migración liberalizada”, ha dicho en apoyo de Rodrick Paul Krugman, premio Príncipe de Asturias.