Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Los expertos reunidos en el Fórum reclaman un sistema financiero con más instrumentos para evitar colapsos como los de las economías latinoamericanas

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

24 / 09 / 2004
Los expertos reunidos en el Fórum reclaman un sistema financiero con más instrumentos para evitar colapsos como los de las economías latinoamericanas

La creación de nuevas instituciones financieras de ámbito transnacional como un Banco Central Internacional, bancos regionales a semejanza del central europeo o de un “prestamista de último recurso” son algunas de las propuestas formuladas en el transcurso de la sesión “Recesión, factores financieros y colapso económico: una visión desde las economías latinoamericanas” que, dentro del Diálogo “Del consenso de Washington a una nueva gobernanza global”, se ha celebrado hoy en el Fórum Barcelona 2004. En la sesión han intervenido los economistas Guillermo Calvo, Ernesto Talvi, John Williamson, Ricardo Hausmann y Xavier Vives.

Guillermo Calvo, uno de los ponentes del encuentro, ha reclamado instituciones internacionales que amortiguen colapsos de economías como el sufrido en Argentina y ha apuntado la conveniencia de la existencia de un Banco Central Internacional que “aportaría liquidez al sistema en caso de crisis”. Sin embargo, Calvo ha admitido las extremas dificultades para crear una institución de este estilo a causa de las soberanías de los países. En una línia pareja se ha manifestado Ernesto Talvi que, ante el escenario actual de las escasas divisas -básicamente dólares, euros y yenes- que circulan en los mercados internacionales, ha apostado por la configuración de bancos regionales similares al Banco Central Europeo (BCE) aunque ha matizado que “primero habría que ver cómo actúa en tiempos de crisis, algo que sucederá más temprano que tarde”.

El economista catalán Xavier Vives, por su parte, ha abogado por la constitución de un “prestamista de último recurso”, que serviría para inyectar liquidez y prestar dinero con “garantías sólidas” a aquellos países en dificultades y que, a la par, resolvería “la ausencia de coordinación entre los inversores internacionales en momentos de crisis”. Sin efectuar ninguna sugerencia concreta, Ricardo Hausmann y Juan Antonio Ocampo ha coincidido con sus colegas. El primero ha reclamado “mercados financieros internacionales más completos y una agenda internacional, fuente muy importante para lograr el Consenso de Barcelona”, en relación al documento que generará este Diálogo y que podría recoger algunas de estas propuestas. Ocampo, economista jefe de Naciones Unidas, ha propugnado la utilización de “más instrumentos para resolver los problemas macroeconómicos” y ha lamentado la “asimetría centro-periferia” en relación a que las divisas utilizadas –dólar, euro, yen- son exclusivamente las del “centro del mundo” marginando a las monedas de los países en desarrollo.

La sesión se ha detenido especialmente en las crisis registradas en las economías latinoamericanas a partir de la segunda mitad de la década de los 90. Al respecto, Hausmann ha comentado que “si entendemos cómo se crece, entendemos cómo se llega a la crisis” y en relación al caso de Argentina, ha señalado como causas del colapso económico sufrido en el país que “nos habíamos pulido los fondos”, que se efectuaron inversiones en empresas públicas “penosas y altamente distorsionadas” y que se trabajaba en sistemas financieros “mal regulados”. Para Hausman, los flujos de capital internacional no sirven para estabilizar las economías nacionales y ha sugerido “ahorrar en las épocas boyantes para afrontar los momentos de crisis”.

John Williamson ha atribuído el denominado “parón abrupto” padecido por loas economías latinoamericanas a la “propagación de la crisis rusa del 96 a través de los prestamistas” y ha indicado que la zona es muy vulnerable por sus enormes deudas externas en dólares. “América Latina no tiene por qué aceptar esta situación” y ha propuesto que los gobiernos emitan bonos dirigidos a los mercados nacionales que substituyan a los préstamos concedidos desde el exterior así como la práctica de políticas que favorezcan fiscalmente a los préstamos en moneda nacional.