Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > El diálogo «Del Consenso de Washington a una nueva governanza global» analiza la economía actual

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

24 / 09 / 2004
El diálogo «Del Consenso de Washington a una nueva governanza global» analiza la economía actual

Esta mañana ha quedado inaugurado el Diálogo «Del Consenso de Washington a una nueva governanza global» en el que han participado el fundador del plan de medidas económicas John Williamson y el Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz.

El presidente de la Fundación CIDOB, Narcís Serra, ha sido el encargado de inaugurar el Diálogo del que ha dicho «se centrará en el debate de la importancia de una nueva governanza global», y sobre el Consenso de Washington ha explicado que «cada cual le ha dado un significado diferente».

Serra ha apostado por un fundamento académico detrás de toda política debido a «la necesidad de reformar las instituciones como factor clave para que los países pobres se desarrollen».

El fundador del Consenso de Washington, John Williamson, ha explicado brevemente la historia del documento: «Se trata de un decálogo de medidas económicas que se desarrolló el año 1989 para los países de América Latina con el objetivo de crear riqueza».

Williamson ha señalado que «las medidas fueron tildadas por los economistas de formar parte del neoliberalismo o del fundamentalismo del mercado». Para él, el problema reside en que «no se ha analizado el Consenso en su significado original: se entendió como una política económica que pretendía marcar la agenda global, cuando únicamente iba dirigida a América Latina».

El debate en torno al Consenso de Washington radica en su modificación o en la creación de otra política económica. Bajo el punto de vista de Williamson «es preciso insistir en el significado original, abandonar el uso del término y evaluar un Consenso posconsenso de Washington».

Williamson ha explicado que el conjunto de ideas sobre la economía del desarrollo «surgieron porque en el año 1989 existían dos visiones sobre políticas económicas en función del tipo de país: los que formaban parte de la OCDE y los países en vías de desarrollo». No obstante, ha precisado que «con el Consenso se pretendía evitar un apartheid intelectual basado en diferentes prácticas económicas».

Entre las diferentes visiones del Consenso de Washington, Williamson ha señalado que «se le dio un significado más liberal del que tenía y se adoptó como si fuera la ortodoxia del Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial o el tesoro público de Estados Unidos». En su opinión, «la critica al Consenso de Washington peca más de omisión que de comisión».

El objetivo principal del Consenso es lograr que «los países pasen a una economía de mercado», ha dicho el fundador del Consenso y ha asegurado que «no puede haber un modelo igual para todo el mundo: la creación de instituciones y situaciones debe ser específica para cada país». Asimismo ha añadido que «es importante tener en cuenta la equidad porque no basta con incrementar los ingresos sino que han de estar bien repartidos», así, ha destacado la importancia de la capacitación y la educación para la desarrollo económico: «La inversión en capital humano es necesaria».

Por su parte el Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, ha explicado que «las perspectivas económicas que se aplican en los países desarrollados han de ser las mismas que las que se aplican en los países en vías de desarrollo». En su opinión, «en la mayor parte de cuestiones políticas y económicas no hay consenso», motivo por el cual muchas cuestiones «pasan a ser un debate económico para convertirse en un debate político».

A su juicio «los mercados y los gobiernos son necesarios para el desarrollo: el gobierno debe tener un papel importante y fuerte»; no obstante, ha señalado que «no puede haber un solo modelo, no se puede establecer estadísticamente qué políticas económicas son las adecuadas para cada país».

Para el Premio Nobel, hay consenso en que la «equidad es importante, ya que todos los expertos coinciden en que la distribución de la renta de la riqueza es importante». Así pues, ha propuesto que si se da un nuevo Consenso «éste no se base sólo en el criterio de Washington, sino que sea una mezcla entre mercado y gobierno».

Bajo el punto de vista de Stiglitz, las dos cuestiones clave son que «cada país analice qué puede hacer para garantizar el desarrollo sostenible y cómo debe cambiar la arquitectura económica global para fomentar la estabilidad y equidad entre todos los países».