Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Johan Galtung: «La traducción de la palabra paz es igualdad»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

15 / 06 / 2004
Johan Galtung: «La traducción de la palabra paz es igualdad»

El Fundador del Instituto Internacional de Investigación por la paz de Oslo, considerado el padre de la investigación moderna sobre la paz, ha comentado esta mañana los puntos a seguir para lograr una mediación en un conflicto y ha recomendado mucha paciencia y seriedad para lograr la solución de un diferendo

Johan Galtung, fundador del Instituto Internacional de Investigación por la paz y reconocido mediador en importantes conflictos internacionales ha dicho esta mañana en su intervención en el Diálogo «Los conflictos en la vida cotidiana...» que «la traducción de la palabra paz es igualdad y a su vez igualdad tiene muchas traducciones». En este sentido ha pedido el respeto a las culturas diferentes, y ante todo, el conocimiento de ellas, pues «el conocimiento es el primer paso en el camino hacia el respeto».

Al respecto ha puesto ejemplos de cómo ninguno de los políticos europeos con los que se ha entrevistado tenía idea alguna de lo que sucedía en Yugoslavia y sin embargo todos tenían eslogan-clichés de lo que debía pasar allí y lo que debería hacerse.

En su listado de puntos a seguir para la solución de un conflicto enumera el reconocimiento de los participantes, cuáles son sus propósitos, dónde están las contradicciones y cuáles son los posibles puentes entre ellos. Para el profesor, Doctor Honoris Causa en 8 universidades del mundo, cuando las personas tienen la posibilidad de decir lo que piensan y hacer sus preguntas, significa que el diálogo es posible.

Al comentar que muchos grupos, etnias y países viven aún con los recuerdos de masacres históricas y de otras más recientes, ha sugerido seguir el ejemplo de no venganza de Sudáfrica y ha sentenciado que «las soluciones no pueden buscarse en el pasado sino en el futuro».

Noruego de nacimiento, Galtung ha participado durante más de 30 años en los diálogos entre las partes en conflicto y ha narrado sus experiencias en Corea, Sri Lanka, Ecuador, Perú, Israel y Palestina entre otros.

Sobre Al-Qaeda y la guerra de Irak, Galtung ha insistido en la necesidad de que occidente comience a aprender algo sobre el mundo musulmán y ha contado que de acuerdo con su experiencia, los musulmanes han podido decirle qué les gusta y qué no del cristianismo, pero que los occidentales jamás han podido responderle pues «no tienen ni idea de qué es el islamismo o la cultura musulmana».

Ha pedido que en caso de que el veto se mantenga en el Consejo de Seguridad de la ONU, la Conferencia Islámica debería ser miembro permanente y con derecho a veto, pues se trata de 1300 millones de personas, 56 países, la mayoría con fronteras terrestres con países cristianos colonizadores y sin derecho a estar en el Consejo de Seguridad. «Si uno lo piensa durante 10 segundos, puede entender muchas cosas». Ha agregado que no se trata sólo de invitar a la Conferencia Islámica a la ONU sino también de ayudar en la construcción de comunidades islámicas.

Ha añadido que de acuerdo con el Corán, en el que jihad no significa guerra santa sino «esfuerzo por la fe», existen ideas básicas que los musulmanes cumplen religiosamente. Para ellos «se evangeliza con la palabra, el ejemplo, el deber, no con las armas; es deber defenderse con la espada; y si tu adversario se inclina a la paz, haz lo mismo». Ha sugerido tener en cuenta estas enseñanzas para entender mejor el mundo islámico.

Hablando sobre lo que él considera «un español de vikingo», Galtung ha ejemplificado también con sus experiencias personales las vías para solucionar conflictos y ha recomendado la constancia y la paciencia para seguir durante años la evolución de los diferendos.

Con un sentido del humor permanente, mordaz en sus críticas, ha dicho que «en el año 2000 hice la predicción de que el imperio americano desparecería antes del 2025. Luego de Bush he dicho que antes del 2020 y si volviera a ganar las elecciones, antes del 2015». Sin embargo, para él, la desaparición del imperio americano no significa la desaparición de Estados Unidos, pues «ellos pueden dormir muy bien sin ser imperio. El coste económico, psicológico, moral del imperio para la sociedad norteamericana es colosal.»

Ha apuntado que «si hay una cultura que cree tener todas las respuestas del pasado, el presente y el futuro y por eso merece ser la cultura universal, entonces tenemos un problema, y eso es la cultura occidental»

El Diálogo «Los conflictos en la vida cotidiana...» concluye hoy en el Fórum Barcelona 2004.