Forum Barcelona 2004 | Català | English | herramientas Inicio Mapa de contenidos Buscador Tamaño textoTamaño texto pequeña 14px mediana 14px grande 17px
Actualidad > Noticias > Alfredo Sáenz (BSCH): «No tiene sentido hacer un modelo de buen gobierno homogéneo para todas las empresas y todos los países»

NOTICIAS

Últimas noticias

noticias anteriores



Últimas noticias
 

21 / 07 / 2004
Alfredo Sáenz (BSCH): «No tiene sentido hacer un modelo de buen gobierno homogéneo para todas las empresas y todos los países»

La sesión sobre «Gobierno corporativo: perspectivas, retos y responsabilidades» ha analizado las labores de la alta dirección para conseguir el éxito de la empresa.

El vicepresidente y consejero delegado del Banco Santander Central Hispano (BSCH), Alfredo Sáenz, ha explicado que el gobierno corporativo «ha de ser el pilar de las empresas y por tanto es importante que, tanto el consejo administrativo como la alta dirección crean en este gobierno para poder avanzar». Sáenz ha dicho que un consejo de dirección responsable ha «de estar en sintonía con la estrategia de la empresa, tiene que estar formado por buenas personas, ética y procesionalmente, y debe tener buenas condiciones de trabajo». «El consejo debe creer en el buen gobierno como estrategia y no amenaza”, ha añadido Sáenz. Para el miembro del BSCH, «es necesario que los consejeros tengan parte del capital de la compañía y que tengan el poder suficiente, alineado con sus responsabilidades».

Para Sáenz, «es importante la autorregulación pero no tiene sentido hacer un buen modelo homogéneo para todas las empresas y países, cada país debe adoptar su propio modelo». Incluso con la importancia de la autorregulación «esto no quiere decir que las empresas no tengan la obligación legal de mantener la transparencia en su gobierno». «Lo más importante es la calidad de las personas más allá de la existencia de normativas”, ha añadido Sáenz.

Sáenz se ha mostrado preocupado por la aprobación de la ley Sarbanes-Oxley aprobada en julio en Estados Unidos y por su posible aplicación en empresas europeas. La ley está diseñada para restablecer la confianza en los informes financieros corporativos, así como también la transparencia administrativa. Este nuevo documento requiere que las empresas, sobretodo las medianas, implementen políticas, procedimientos y controles para mejorar la disponibilidad, precisión y privacidad de la información. Sáenz ha explicado que «está preocupado por el papel del modelo de buen gobierno anglosajón y americano que da a los consejeros la independencia”. En este sentido, Sáenz considera que «todos los consejeros deben tener independencia y no es bueno crear bloques entre los internos y externos».

La profesora de Dirección General de Harvard Business Schoool de Boston, Lynn S. Paine, ha explicado que el gobierno corporativo afecta «a todos los miembros de una empresa y es básico para llegar al éxito de la empresa a largo término». En este sentido, Paine ha dicho que la ética se basa en la dirección que la empresa toma y en la calidad de sus líderes. Paine ha añadido que «la ética de la empresa puede no ser buena pero sería peor si sus propios líderes no tienen valores éticos».

El miembro de Nestor Advisors Ltd., Stilpon Nestor, ha explicado que las empresas europeas «no tienen que tomar el modelo de Estados Unidos o Gran Bretaña en términos de gobierno corporativo, ya que sus políticas se basan en la ley Sarbanes-Oxley». En este sentido, Nestor, propone que las empresas europeas se fijen en las directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para su funcionamiento. Nestor ha explicado que las directrices se basan en «la calidad del consejo de administración, de la información, de los incentivos, de la protección de los accionistas y de los acuerdos.